viernes, 6 de julio de 2012

Refugiados...





Más de 50.000 sirios han llegado a Jordania tras huir de una guerra cruel y sin sentido. Se calcula que unas 400 personas han cruzado la frontera diariamente durante este tiempo.
Son dos los campamentos que el Gobierno de Jordania ha habilitado para acogerlos. En las poblaciones de Ramtha y Mafraq, es Bashabsheh donde más de 1500 sirios luchan cada día por adaptarse a las condiciones de vida que se le has impuesto.

Tienen asistencia sanitaria y escolarización  gratuita, pero poco más. Mientras instituciones como UNICEF, ACNUR y algunas otras pelean por obtener más dinero, más presupuesto del resto del  mundo, ellos luchan por sus hijos.

Es precisamente a través de organizaciones pequeñas, donde hemos encontrado la mejor de las aportaciones. Organizaciones de voluntarios donde cada uno hace lo que sabe hacer, nada más.  Sobre todo hacen lo que los humanos de buena fe, es capaz de hacer mejor y con más generosidad que nada ni nadie, mostrar cariño y respeto.
Sin luchas por presupuestos, sin perdidas de tiempo en burocracia inútil, cariño, infinito amor y dando lo mejor de cada uno. Así he llegado aquí, donde el idioma no es frontera, donde un abrazo cálido es el mejor lenguaje.
Cargada de pañales, utensilios de aseo personal, juguetes olvidados por otros, unas crías de gatos salvadas en un contenedor de basura. Así he llagado a Mafraq, lejos de mi casa y de mis comodidades. Aquí he aprendido en dos días que el amor alivia heridas, que la fuerza de las personas va más allá de su condición.
La vida se abre paso ante el verano que agota y agobia con su calor sin compasión. Nacen niños y es una fiesta. La lucha continua cada minuto...
Samah, Mahmoud Ali, Ahmad, Shama, Rhina,  Sr. Nassar a todos SHUKRAN ¡¡¡
Gracias por una experiencia tan gratificante.
" El que no sirve para servir, no sirve para vivir"  Teresa de Calcuta

3 comentarios:

Arantzazu dijo...

¡Bravo querida amiga!. Tú siempre tan generosa con los que menos tienen. No cambies nunca. Un beso.

Driada dijo...

Ya me estaba extrañando tu silencio en el jardín... siempre que por la tele veo noticias me invade una gran tristeza Siria era como Jordania para nosotros un lugar con muchas ganas de visitar Jordania pudo ser pero Siria mucho me temo que con los años que tengo se va a quedar en un sueño . Sueño que para desgracia de sus moradores debe estar siendo una terrible pesadilla.
Un abrazo y que tu fuerza y generosidad sea ejemplo.

Anónimo dijo...

Hola María! Si pudieras mirar tu correo electrónico, te mando un mensaje en relación a la ayuda a Siria, nos serías de gran ayuda. En fin, qué voy a contarte a ti =)
Besitos,
Alba

Datos personales

Mi foto
Amman, Jordan